Desinsectación

La desinsectación es la acción de eliminar determinados artrópodos dañinos, principalmente insectos, a través de un conjunto de técnicas y métodos físicos, químicos y mecánicos o con la aplicación de medidas de saneamiento básico dirigidos a prevenir y controlar la presencia de ciertas especies de artrópodos nocivos y molestos en un hábitat determinado. Estas especies son dañinas para la agricultura, ganadería, para las personas, etc.

 

Los procedimientos de control se llevarán a cabo contra:

  • Insectos Vectores Voladores (avispas, moscas, …)
  • Artrópodos Vectores Caminadores (escarabajos, cucarachas, …)
  • Artrópodos Hematófagos (mosquitos, garrapatas, …)
  • Artrópodos Plagas Molestas (moscas, carcoma, …)
  • Artrópodos de los productos almacenados (hormigas, ácaros, …)

La mayoría de estas especies son insectos, aunque también hay entre estas plagas arácnidos y crustáceos.

 

Los insectos más comunes considerados como de interés en la salud pública y dentro de las actividades económicas son:

  • Avispas 
  • Cucaracha 
  • Hormigas 
  • Mosca doméstica 
  • Mosquito 
  • Pulga 
  • Chinche de la cama 
  • Picudo rojo 
  • Procesionaria 

El objetivo principal de cualquier tratamiento de desinsectación se puede expresar como: mantener la población de artrópodos dentro del umbral de tolerancia según el área de que se trate.

 

Nuestro ámbito de actuación en rangos generales es el ambiental, dirigido a espacios abiertos, locales o instalaciones de uso público o privado, medios de transporte o viviendas, y el de la industria alimentaria, es decir, en espacios, locales, instalaciones o equipos relacionados con producción, transporte, almacenamiento o consumo de alimentos.

 

Protocolo de actuación anual:

  • Inspección de las instalaciones para la identificación de las especies a combatir.
  • Estimación de la densidad de la población.
  • Estudio del posible origen de las citadas especies así como distribución y extensión de las poblaciones que pueden afectar a las instalaciones a tratar.
  • Estudio de los factores ambientales que originen o favorezcan la proliferación de la plaga.
  • Diagnosis de la situación, planteando propuestas de actuaciones físicas, químicas y/o biológicas. Aconsejaremos al cliente, según la diagnosis del problema, sobre la periodicidad del tratamiento.
  • Tratamiento/os físico/os, químico/os y/o biológico/os.
  • Plan de control anual.
  • Elaboración del Plan General de Higiene, si las circunstancia y características de la empresa lo requiere.
  • Seguimiento y recomendaciones.